Técnica del esponjado

 

Técnica del esponjado, pintar con esponja

Una buena manera de decorar nuestra casa con una técnica fácil, sencilla y económica es con una esponja. Se pueden conseguir multitud de tonalidades y efectos en las paredes.

Necesitaremos, entre otras cosas: pintura plástica, rodillos, brochas y esponja.

Preparar de la superficie a tratar

Lo primero que haremos será preparar el soporte, reparar imperfecciones, tapando fisuras y  agujeros (con masilla y lijando la superficie) golpes, arañazos, después se tendrá que aplicar al menos dos manos de pintura acrílica para que la base quede homogénea y posteriormente aplicar la técnica del esponjado.

Una vez seca la superficie, se elegirá un color distinto al que ya tiene el soporte, preferiblemente una tonalidad más oscura y se aplicará la pintura con una esponja de bordes suaves y redondos, quitando el exceso de pintura entre aplicación, dando suaves golpes e incluso intercambiando colores que se irán aplicando según el criterio  de cada uno.

Comments are closed.